Crisis energética, escasez de materias primas, problemas sociales y económicos: el desarrollo sostenible se ha convertido en un tema estratégico para todas las organizaciones. No se trata solo de una estrategia de marketing o un ejercicio de «greenwashing». Para encarnar verdaderamente los valores contemporáneos de responsabilidad corporativa y transparencia, las empresas sostenibles deben integrar las acciones concretas en el tejido mismo de su ADN.

Empresas sostenibles como Michel et Augustin, Biocoop y el Grupo Rocher han construido públicamente su éxito sobre valores ecológicos, pero en sectores menos asociados con la sostenibilidad como la industria automovilística, las tecnológicas, la industria de la moda o de la construcción, también hay empresas que están poniendo la sostenibilidad a la vanguardia de sus operaciones.

En este artículo, analizaremos cinco empresas sostenibles que han adoptado con éxito distintas prácticas en su gestión: Volkswagen, LafargeHolcim, Atos, Decathlon y Crédit Mutuel.

Empresas sostenibles

Índice de Contenidos

Atos: un mundo más verde a través de datos

Datos con ética

No es de extrañar que los datos se los considere el nuevo oro: una fuente importante de ingresos para las empresas GAFAM (Google, Apple, Facebook (Meta), Amazon y Microsoft) son sus vastos almacenes de datos. Pero ya sea una empresa de primera línea o una start-up, no hay muchas empresas en la actualidad que no valoren los datos que recopilan como un activo valioso.

Atos, proveedor líder de soluciones en la nube francés, basa su modelo de negocio en los datos. Tanto su almacenamiento como su utilización son fundamentales para su éxito. Sin embargo, Atos también enfatiza el uso responsable de datos. La compañía ha adoptado el término ‘equitativo’ para describir su filosofía de datos por dos razones distintas. En primer lugar, ‘équitable’ es la palabra francesa para ‘justo’, lo que resalta su compromiso con prácticas justas de intercambio de datos. En segundo lugar, reconocen que los datos, como cualquier activo, tienen un valor tangible y un valor patrimonial.

Por estas razones, Atos apoya a la Fundación GAIA-X, que aboga a nivel europeo por una mayor seguridad y transparencia en el intercambio de datos en la nube. Además, Atos ha iniciado el programa de Inteligencia Artificial y Máquinas Éticas y Confiables (ETAMI), con el objetivo de avanzar en una inteligencia responsable, ética y confiable.

Transición sostenible a través de la digitalización

Atos, al igual que la mayoría de empresas, opera con objetivos claros y medibles, especialmente en lo que respecta a su política medioambiental. Desde 2021, Atos estableció un ambicioso objetivo: reducir sus emisiones de CO² en un 50% por cada millón de euros de ingresos generados. Esta métrica se erige como un KPI interno clave. Sin embargo, reconociendo su papel dentro de un ecosistema global más amplio, Atos fue aún más lejos al organizar su primer día virtual de proveedores (noviembre de 2020). Este evento digital reunió a los 250 principales proveedores del grupo para discutir no solo los negocios, sino también temas relacionados con la sostenibilidad. Dado que la mitad de la huella de carbono de Atos proviene de su cadena de suministro, el evento también se centró en diseñar estrategias colaborativas para reducir el impacto del carbono en todo el proceso de producción.

El impacto de la sostenibilidad en el día a día de las organizaciones

Si bien es crucial tener un enfoque vertical para el desarrollo sostenible integrándolo en toda la cadena de producción, es igualmente importante reconocer el impacto acumulativo de las acciones individuales de los empleados. Como ejemplo, Atos ha ordenado el uso del negro en sus presentaciones digitales. ¿Por qué? El uso de este color significa que se activan menos píxeles en las pantallas, lo que resulta en un ahorro de energía. Aunque la energía ahorrada por presentación puede parecer trivial, cuando se escala a una fuerza laboral de 110,000 empleados, los ahorros colectivos se vuelven sustanciales.

Empresas sostenibles

Volkswagen impulsa la sostenibilidad

Mucho antes de la llegada masiva de vehículos eléctricos y del potencial del hidrógeno, Volkswagen abogó por prácticas sostenibles en un sector a menudo criticado por su impacto ambiental. A partir de la década de 1990, Volkswagen incorporó la gestión sostenible en su estrategia empresarial central. Su compromiso se extiende más allá de las consideraciones ambientales para abarcar todas las facetas del desarrollo sostenible. A lo largo de tres décadas, Volkswagen ha emprendido numerosas iniciativas, muchas de las cuales pueden ser desconocidas para el público en general y no solo guardan relación con el ámbito ambiental sino con asuntos sociales y de gobernanza. Para Volkswagen, una organización sostenible es aquella que protege tanto al planeta como a su plantilla.

Un círculo vicioso

Comencemos por el aspecto ambiental. Ya en 1995, el fabricante de automóviles desarrolló su política de construir vehículos más ecológicos. Aquí, la visión no era solo fabricar motores más limpios, o incluso utilizar nuevas fuentes de energía, como híbridos o eléctricos, sino repensar todo el ciclo de vida del vehículo. Un vehículo más limpio no es simplemente uno que consume menos, sino que es un vehículo que, desde su fabricación hasta su desguace, tiene el menor impacto posible en el planeta. Gracias a esta filosofía en el corazón de la estrategia, la Comisión Europea ha otorgado el Premio Europeo de Medio Ambiente al gigante automotriz alemán.

Junto con un plan diseñado que abarca todo el ciclo de vida del vehículo, Volkswagen se ha asociado con SiCon GMBH, con quien han desarrollado una tecnología que transforma los desechos automotrices en materias primas reutilizables.

Sostenibilidad a través de las personas

El desarrollo sostenible suele asociarse con el aspecto ambiental, pero no debemos olvidar el elemento social de este concepto. Volkswagen, consciente de ello, ha implementado una serie de medidas durante los últimos treinta años para proteger a sus empleados.

Protección de empleos

La protección del empleo es fundamental para salvaguardar a los empleados. En 1993, cuando la industria sufrió una crisis, Volkswagen trazó un rumbo diferente en comparación con sus principales competidores. En lugar de recurrir a despidos, Volkswagen lanzó un programa para proteger 30.000 empleos que estaban directamente en riesgo. Lograron esto reduciendo las horas de trabajo semanales de 40 a 30.

Protección de la salud

Más allá de la seguridad laboral, Volkswagen hace hincapié en el bienestar mental y físico de sus empleados. Para fomentar hábitos saludables, la empresa ha adoptado una política de acciones con un enfoque divertido. Por ejemplo, en 2009, el grupo con sede en Wolfsburgo instaló una escalera con el diseño de un piano en Estocolmo, motivando a los empleados a elegir las escaleras en lugar del ascensor para realizar más actividad física. Además, Volkswagen lanzó una web que invita a los empleados a compartir sugerencias para mejorar el bienestar en el lugar de trabajo.

Cómo proteger a tu plantilla a través del bienestar y la salud mental.

¡Descubre las claves del bienestar en tu organización!

LafargeHolcim: cimentando la sostenibilidad

Para un gigante del sector de los materiales de construcción, cuya actividad implica el uso de enormes cantidades de recursos naturales, esta no fue una tarea fácil. El proceso de fabricación de hormigón o cemento a menudo implica la nivelación de colinas para extraer grandes cantidades de arena, lo que implica la degradación de entornos enteros. Además, todo esto requiere grandes cantidades de agua. Entonces, ¿cómo una empresa como LafargeHolcim, parte de una industria a menudo asociada con un gran impacto ambiental, emergió como un ejemplo de sostenibilidad? Te lo contamos…

Establece objetivos claros

LafargeHolcim no se conformó con cruzar los brazos o dedicarse al ‘greenwashing’ para resolver sus problemas ambientales. Decidieron realizar un esfuerzo sostenido para limitar el impacto mediante la búsqueda de nuevos métodos de producción y el logro de objetivos claros y cuantificables a largo plazo.

Estos objetivos son:

  • Combatir el cambio climático
  • Proteger la calidad del aire
  • Ahorrar energía
  • Preservar recursos
  • Gestionar las canteras de manera sostenible
  • Limitar el desperdicio
  • Evitar el consumo excesivo de recursos hídricos
  • Respetar y promover la biodiversidad
  • Trabajar hacia una construcción sostenible

Cuantifica objetivos

Por ponerlo en términos concretos, LafargeHolcim ha establecido varios objetivos significativos relacionados con su impacto de huella de carbono y emisiones de gases de efecto invernadero.

LafargeHolcim se ha comprometido a reducir su emisión de carbono por tonelada de cemento en un 20% con respecto a los niveles de 1990 para el año 2100. A partir de 2006, ya han logrado una reducción del