Imagina un lugar de trabajo que combine la lógica afilada de Marie Curie con la creatividad aplastante de Picasso; o una sesión de brainstorming donde el enfoque técnico de Tim Berners-Lee se conjuga con la sabiduría ética de Platón. Este escenario idílico refleja el potencial de la diversidad neurofuncional en el trabajo. Lamentablemente, la realidad no siempre cumple con nuestras expectativas. ¿Por qué?

Neurodiversity-in-the-workplace

En 2024, el lugar de trabajo es más dinámico y rápido que nunca, con empresas que buscan constantemente la innovación, la perfección y la competitividad. Incluso en los pasillos de muchas oficinas reina la uniformidad, con colaboradores que parecen ser piezas anónimas de una máquina en constante impulso hacia adelante. Sin embargo, debajo de esta fachada homogénea y monolítica yace un recurso valioso esperando ser aprovechado: la diversidad humana.

En este artículo, vamos a adentrarnos en el mundo de la diversidad neurofuncional en el entorno laboral y a descubrir el papel crucial que puede desempeñar un talento neurodiverso en las empresas.

Contenidos

¿Qué es la Neurodiversidad en el lugar de trabajo?

Según el Diccionario Oxford de Inglés, la neurodiversidad describe «la variedad de diferencias individuales en las funciones cerebrales y los rasgos conductuales que se consideran parte de la distribución normal en la población humana». En otras palabras, la neurodiversidad reconoce que no hay una única fórmula que funcione en el cerebro, sino un amplio abanico de tipos neurológicos, rasgos y habilidades diferentes. Según Laut Sven Bölte, Profesor de Psiquiatría Infantil y Adolescente en el Instituto Karolinska en Estocolmo, se puede afirmar que entre el 10 y el 15 % de todas las personas muestran neurodiversidad. Por ello se puede afirmar que la neurodiversidad en el lugar de trabajo es ya un hecho en la mayoría de las organizaciones, de manera consciente o no.

Diversidad de condiciones neurodivergentes

El panorama de la neurodiversidad es enorme, pero solo unas pocas condiciones son ampliamente conocidas. A continuación analizaremos las cuatro más reconocidas;

  • Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH): el TDAH es un trastorno del neurodesarrollo caracterizado por las dificultades de un individuo con su propia atención, impulsividad e hiperactividad. Las personas con TDAH pueden tener dificultad para concentrarse, organizarse, controlar acciones y mantener un «equilibrio» constante. Según diversos estudios, alrededor del 5% de la población en España está afectada por el TDAH.
  • Trastorno del Espectro Autista (TEA): el autismo es uno de los trastornos del neurodesarrollo más reconocidos, afecta áreas como la interacción social, el lenguaje, la comunicación no verbal, los intereses y los comportamientos repetitivos. Según Autism Speaks, el autismo presenta un amplio espectro de características y expresiones, desde personas altamente dotadas hasta aquellas afectadas en su conducta diaria. Por lo tanto, el nivel de apoyo que necesitan las personas autistas puede variar mucho, ya que depende completamente de cada persona en particular.
  • Dislexia: como trastorno del aprendizaje que afecta típicamente la capacidad de leer y escribir, los disléxicos a menudo tienen dificultad para reconocer letras, descifrar palabras, leer frases fluidas y/o mejorar su ortografía. Esto puede dificultar el desempeño de una persona en entornos laborales que se apoyan mucho en la comunicación escrita y la documentación.
  • Síndrome de Tourette (ST): Según la Asociación Tourette de América, el Síndrome de Tourette es un trastorno neurológico identificado por movimientos motores involuntarios y vocalizaciones llamadas tics. Los síntomas pueden variar de leves a graves y pueden afectar significativamente la calidad de vida personal y profesional de una persona.

Estas son algunas de las condiciones neurodivergentes más reconocidas en la actualidad, pero hay muchas otras, como la discalculia (dificultad para aprender y comprender aritmética), discapacidades de aprendizaje no verbales o trastornos del lenguaje entre otros. Cada una de estas condiciones tiene sus propios desafíos, pero también su potencial; la neurodiversidad en el lugar de trabajo puede hacer una contribución valiosa a una cultura empresarial variada e inclusiva.

Neurodiversidad en el entorno laboral como motor de inclusividad

Una cultura corporativa que valora diferentes formas de pensar, estilos de trabajo y características personales fomenta el bienestar y la satisfacción global de los colaboradores. En un entorno que respeta y promueve activamente las diferencias, los equipos se sienten más cómodos, especialmente las personas con características neurodiversas. Una cultura corporativa inclusiva fortalece valores como la confianza, la lealtad o la satisfacción de la plantilla, ya que todos los colaboradores sienten que trabajan en un entorno en el que se valoran sus condiciones individuales. Esto fomenta la lealtad y el compromiso de los individuos, reduciendo la rotación de personal.

Una organización consciente de la diversidad y que abraza las diferencias de las personas no solo enriquece su cultura laboral interna, sino que también mejora su imagen externa y su marca empleadora. Los colaboradores potenciales, clientes e incluso los proveedores perciben la empresa de manera más favorable al reconocer sus esfuerzos en materia de diversidad. Esto, a la larga, es una manera más de atraer el talento que acabará por impulsar la actividad de cualquier organización.

Reconocer y promover la neurodiversidad en el lugar de trabajo no solo impacta positivamente en el ambiente laboral, sino que también ofrece numerosos beneficios para el rendimiento general y la competitividad de una empresa.

Diversidad e inclusión en el lugar de trabajo.

Descubre más información sobre las ventajas y oportunidades en este whitepaper.

Descargar

Descarga el documento

Thank you for your request! In a few moments you will receive this content in your email inbox.

Beneficios de la neurodiversidad en el lugar de trabajo

Hay muchas razones que explican por qué un equipo neurodiverso es más consistente. A continuación explicamos algunas de ellas:

  1. Perspectivas únicas: las personas neurodiversas ofrecen una visión única sobre distintos problemas y desafíos ya que tienen la capacidad de evadirse de las formas tradicionales de pensar. Gracias a ello a menudo proponen soluciones innovadoras. Según Josh Bersin, las empresas inclusivas son 1,7 veces más innovadoras. Un abanico más amplio de perspectivas también lleva a decisiones más fundamentadas.
  2. Enfoque creativo: mediante distintas formas de pensar y trabajar, las personas neurodiversas fomentan la creatividad y la espontaneidad, algo que puede conducir a nuevas ideas y enfoques. Por ejemplo, las personas con TDAH a menudo muestran una capacidad creativa por encima del promedio.
  3. Amplio grupo de talentos: las organizaciones que incluyen individuos neurodiversos consideran un segmento de talento más amplio y pueden beneficiarse de las habilidades y perspectivas únicas que aportan estos colaboradores.
  4. Habilidades únicas: los individuos con características neurodiversas a menudo poseen habilidades únicas y conocimientos especializados en ciertas áreas de las que una organización puede sacar partido. El autismo, por ejemplo, a menudo produce profesionales excepcionalmente detallistas con experiencia en áreas especializadas, lo que lleva a enfoques no convencionales para resolver problemas complejos que generan ideas disruptivas.
  5. Dinámica de equipo más sólida: trabajar en equipos neurodiversos fortalece las dinámicas de equipo, ya que contar con una cultura colaborativa e inclusiva contribuye a un entorno de trabajo positivo. Esto finalmente empodera a los colaboradores para aprovechar sus fortalezas individuales y contribuir al conjunto.