En tiempos de escasez de mano de obra cualificada, que el 87% de las empresas considera uno de los retos más preocupantes según una encuesta del Instituto ifo*, las empresas ya no son actores pasivos en el mercado. Por el contrario, son marcas vivas con identidades y valores claramente definidos que tienen que comercializar activamente y presentarse conscientemente para sobrevivir en un entorno competitivo. Esto se debe a que cada vez es más difícil atraer y retener el talento. Y aquí es donde entra en juego una buena marca empleadora: una buena estrategia de Employer Branding es, por tanto, la clave del éxito en la búsqueda por el mejor talento.

Employer Branding Basics

En este artículo encontrarás todo lo que necesitas saber sobre los fundamentos del Employer Branding: desde su importancia estratégica para la empresa, hasta sus beneficios y oportunidades.

Tabla de contenidos:

¿Qué es el Employer Branding?

El Employer Branding no es sólo un término de moda. De hecho, es una estrategia de largo alcance que da forma al ADN de cada empresa. La marca de empleador es algo más que una herramienta de marketing de personal. Es un enfoque específico para posicionar a la empresa como un empleador atractivo y destacar los valores específicos y la identidad de la empresa con el fin de atraer el interés de los talentos cualificados. Un buen employer branding se basa en esto:

  • Estrategia: las empresas son algo más que lugares de trabajo; son organizaciones, una asociación de personas con una visión y el lugar donde la mayoría de la gente pasa gran parte de sus vidas. El éxito del Employer Branding empieza con la creación de una identidad única y auténtica. Esto incluye la definición de valores, la misión y la visión que no sólo se escriben sobre el papel, sino que se viven interna y externamente. Esta orientación estratégica influye en toda la gestión del ciclo de vida del empleado, desde la contratación y el onboarding, hasta la retención a largo plazo.
  • Transparencia y Autenticidad: las empresas que comunican sus valores, su cultura corporativa y sus objetivos de forma transparente generan confianza, condición indispensable para atraer al talento mejor cualificado. La autenticidad y la demostración honesta de estos valores conducen a la lealtad a largo plazo entre la empresa y sus empleados.
  • Comunicación interna: los empleados no sólo deben estar informados sobre los valores de la empresa, sino que también deben poder desempeñar un papel activo en su configuración. La comunicación abierta entre la dirección y el equipo crea una cultura corporativa positiva que aumenta la motivación de los empleados.
  • Flexibilidad y cambio: la marca del empleador no es una cuestión estática, sino que requiere de una adaptación continua. Las empresas deben ser capaces de reaccionar con flexibilidad a los cambios en el mundo laboral, la tecnología y la sociedad. Una estrategia ágil de employer branding permite mejorar continuamente la marca y adaptarla al ritmo evolutivo del mercado.

Ventajas y oportunidades de una buena marca de empleador

Una marca de empleador eficaz ofrece a las empresas muchas ventajas y oportunidades que van mucho más allá de la contratación propiamente dicha. Una inversión inteligente en el employer branding lo puede hacer posible:

  • Atraer al talento mejor cualificado: una buena marca de empleador actúa como un imán para el talento. Aunque sea relativamente lógico, seamos sinceros: ¿quién quiere trabajar para una empresa que tiene mala reputación? La falta de oportunidades de formación, un ambiente negativo en el equipo, una mala remuneración… Son sólo algunos ejemplos de factores que pueden dañar la reputación de una empresa. Los talentos altamente cualificados buscan empresas que les ofrezcan no sólo incentivos económicos, sino también un entorno de trabajo inspirador y oportunidades de desarrollo. Una marca de empleador eficaz (que vaya más allá de un futbolín en la oficina) atrae el talento que cada organización necesita para alcanzar sus objetivos.
  • Mayor lealtad y satisfacción de los empleados: una marca de empleador fuerte no sólo crea incentivos para atraer a empleados con talento, sino que también fomenta su lealtad y satisfacción. Los empleados que se identifican con los valores de la empresa y los viven tanto interna como externamente permanecen más tiempo en la empresa y contribuyen positivamente al ambiente de trabajo. ¿Cuál es el resultado? Más motivación, más ganas de rendir, más productividad.
  • Efecto positivo en la imagen de la empresa: una buena marca de empleador no sólo tiene un efecto positivo en la actitud de los trabajadores, sino también en la imagen de la empresa. Una empresa que cuida de sus empleados y tiene una cultura de trabajo saludable también es percibida positivamente por los clientes y otros stakeholders. Esto refuerza la imagen de la empresa desde todos los puntos de vista y fomenta las relaciones con los socios comerciales.
  • Ahorro de costes a largo plazo: a primera vista, las inversiones en marca de empleador pueden parecer un gasto, pero a largo plazo contribuyen al ahorro de costes, ya que la fuerte fidelidad de los empleados y la baja rotación de personal reducen los costes de contratación y formación de nuevos empleados.

Ejemplos de Employer Branding

En el camino hacia una estrategia de employer branding, puedes coger inspiración de otras empresas. Estas tres buenas prácticas demuestran que el employer branding puede aplicarse con éxito en distintos sectores y tamaños de empresa:

  1. Google – innovador y orientado a los empleados: Google es conocido en todo el mundo por su cultura corporativa innovadora. El gigante de los motores de búsqueda no sólo ha creado un entorno de trabajo positivo, sino que también promueve proyectos que inspiran a sus empleados. La empresa favorece la creatividad y la iniciativa, lo que genera un fuerte vínculo entre los empleados y la marca. Google es un ejemplo positivo, especialmente cuando se trata de probar cosas nuevas y asumir riesgos. Una empresa que deposita tanta confianza en sus empleados se convierte en un lugar de trabajo muy atractivo para las personas con talento.
  2. IKEA – inclusión y diversidad: IKEA, el fabricante y minorista de muebles de fama mundial, ha creado una marca de empleador que hace hincapié en la diversidad y la inclusión. La empresa hace hincapié en una cultura inclusiva en la que se valora a los empleados independientemente de su origen y experiencia. IKEA no sólo hace hincapié en la diversidad dentro de la plantilla, sino que también participa en proyectos sociales para hacer una contribución positiva a la sociedad a la que pertenece. En Suecia, en particular, IKEA es reconocida como una empresa especialmente atractiva debido a su misión, sus valores sociales, sus excelentes oportunidades de formación, su seguridad laboral y un entorno de trabajo agradable que permite a los empleados lograr un buen equilibrio entre el trabajo y la vida privada.
  3. Salesforce – desarrollo de los empleados y compromiso social: Salesforce, empresa líder en el campo de la gestión de las relaciones con los clientes, pone el foco en el desarrollo continuo de sus empleados. La empresa invierte mucho en programas de formación que no sólo mejoran las competencias profesionales, sino que refuerzan la lealtad de los empleados. Además, Salesforce participa en proyectos sociales y ecológicos, posicionándose no sólo como un actor económico, sino también como una empresa socialmente responsable.

Los ejemplos muestran que el éxito de la marca de empleador puede basarse en el desarrollo del personal, el compromiso social, la diversidad y la voluntad de innovar. Las empresas pueden individualizar e integrar estos principios para crear una marca de empleador única que atraiga el talento que buscan.

Esenciales de Employer Branding para ti y tu empresa

¡Descúbrelos!

El ROI del Employer Branding

La inversión en Employer Branding da sus frutos siempre a largo plazo: un análisis detallado del retorno de la inversión (ROI) demuestra que una marca de empleador sólida no sólo atrae a los mejores talentos, sino que también aumenta el rendimiento general de la plantilla e impulsa el valor de la empresa.

  • Costes bajos: un aspecto cuantificable del ROI del employer branding es la eficacia en los procesos de contratación. Una marca de empleador fuerte supone que los candidatos mejor cualificados se interesen proactivamente por los puestos ofertados por la empresa. Esto reduce el coste de las medidas externas de contratación y acelera el proceso de selección.
  • Sin rotación de personal: la inversión en employer branding tienen un impacto directo en la retención de los empleados y, por tanto, en la reducción de la rotación de personal. Los empleados que se identifican con los valores de la empresa permanecen en ella durante más tiempo, lo que reduce los costes de onboarding de nuevos empleados y aumenta la experiencia y la continuidad del equipo.
  • Mejor productividad y calidad: una marca de empleador positiva contribuye a que los empleados estén motivados y comprometidos. Y los empleados motivados son más productivos y hacen mejor su trabajo. Los empleados que se sienten seguros son más propensos a probar cosas nuevas, a asumir riesgos calculados y a cometer errores de los que ellos y todo el equipo pueden aprender.
  • Atraer al mejor talento: la calidad de los empleados repercute directamente en el éxito de la empresa. Un equipo con talento es capaz de generar ideas innovadoras y contribuir al desarrollo de toda la empresa.
  • Cultura empresarial con impacto: una marca de empleador activa contribuye a una cultura en la que todos se sienten cómodos. Los colaboradores que se identifican con los valores y la visión de la empresa contribuyen a crear un mejor entorno de trabajo. Esto tiene un efecto positivo en la colaboración, la creatividad y el espíritu de equipo.

El Employer Branding a través de herramientas de desarrollo profesional

Aprendizaje de idiomas

En el mundo empresarial globalizado en el que vivimos, las empresas interactúan con diferentes culturas e idiomas, la importancia de los conocimientos lingüísticos es cada vez mayor. La formación lingüística no es sólo una inversión en el desarrollo personal y profesional de los empleados, sino que también desempeña un papel clave en la construcción de un employer branding fuerte. Al fin y al cabo, los colaboradores quieren optimizar su capital humano, y esto incluye dominar varios idiomas. El multilingüismo…

… aumenta el valor en el mercado internacional: la capacidad de hablar varios idiomas aumenta considerablemente el valor de una plantilla en el mercado internacional. Los empleados que pueden comunicarse en distintos idiomas no sólo facilitan la colaboración interna, sino que también contribuyen a reforzar las relaciones comerciales a nivel externo.

… permite una comunicación interna más eficaz: el dominio de diferentes lenguas no sólo favorecen la comunicación externa, sino que también mejoran la comunicación interna, sobre todo en entornos internacionales. Los empleados que pueden expresarse con claridad y precisión en varios idiomas contribuyen a una colaboración más eficaz. También aumenta la confianza y la seguridad en uno mismo, lo que a su vez ayuda a establecer relaciones más sólidas.

… promueve la diversidad como parte de la cultura corporativa: los planes de formación lingüística también demuestran el compromiso de una empresa con la diversidad y la inclusión. Una plantilla multilingüe refleja la diversidad cultural y pone en relieve la apertura de la empresa a diferentes perspectivas. Esto contribuye a una cultura corporativa positiva e integradora.

Business Coaching

Aunque el Business Coaching es principalmente una inversión en el desarrollo de los empleados, tiene un efecto positivo en toda la cultura corporativa. Como parte integrante de la marca del empleador, el coaching empresarial puede contribuir a crear una marca de empleador sólida a través de:

  • Promover el desarrollo a nivel individual: el coaching empresarial permite a los colaboradores mejorar sus competencias profesionales y alcanzar sus objetivos profesionales. Los empleados que se sienten apoyados en su desarrollo profesional no sólo son más productivos, sino que también se sienten más satisfechos. Esto contribuye a crear un ambiente de trabajo positivo y refuerza la imagen de la empresa como buen empleador.
  • Reforzar el nivel directivo: el Business Coaching no sólo es importante para los empleados, sino también para los directivos. Un nivel directivo fuerte y competente que sepa comunicar bien y sea empático e inspirador con los trabajadores es crucial para el éxito de la empresa. Un coaching empresarial específico refuerza a los directivos en su función, lo que tie