Cómo mejorar con gamificación los métodos de formación de los nuevos empleados

La formación o proceso de “onboarding” de nuevos empleados rara vez es una experiencia fácil para la empresa ni para el empleado. Significa más trabajo para los formadores, necesidad de atención y aprendizaje para “el nuevo” y la correspondiente tensión ante posibles errores. Esto sin lugar a duda, consume más recursos para la empresa. Sin embargo, este tipo de formación es necesaria porque de no realizarse, puede ser un desastre para la empresa.

¿Qué es gamificación?

Los juegos son y siempre han sido inmensamente atractivos y motivadores. Eso es fácil de ver dada su existencia a lo largo de la historia y el éxito actual que disfruta desde hace años la industria de videojuegos. En el siglo pasado, sin embargo, los juegos se han extendido a otras vías y lugares, tales como la comercialización y el lugar de trabajo. Este proceso se conoce como gamificación.

La gamificación no es estrictamente tener que jugar. Más bien, implica aplicar la mecánica del juego a otros procesos. Entre otras cosas, los juegos proporcionan un sentido de comunidad, gratificación progresiva, retroalimentación inmediata y objetivos claramente definidos y alcanzables. Todos estos factores mantienen a los jugadores comprometidos y prestan atención, llevándolos a cumplir con las tareas designadas en el juego.

¿Qué podría lograr una empresa si pudiera crear un sentido similar de motivación y participación en sus nuevos empleados con respecto a su formación?

¿Cómo puede la gamificación mejorar los métodos de formación de los empleados?

La gamificación se traduce en un proceso de aprendizaje más rápido, una mayor retención del aprendizaje y una mejor modificación del comportamiento. En el futuro, estos se traducen en más éxitos para la empresa, a menudo en forma de mayor productividad, retorno de intereses, lealtad de los empleados y satisfacción del cliente. Una encuesta realizada por el Grupo Aberdeen indica que las organizaciones que practican la gamificación experimentaron una mejora del 48% en el compromiso de los empleados (en comparación con el 28% con las organizaciones que no implementaron la gamificación) y una mejora del 36% en la rotación de empleados (en comparación con el 25%) . Estas diferencias sustanciales en la mejora apuntan a los beneficios de usar escenarios parecidos a los juegos para motivar a los empleados.

En un entorno de búsqueda del talento cada vez más poblado por millennials, la mayoría de los cuales creció jugando a videojuegos, y muchos de los cuales reportan bajos niveles de compromiso hacia la relación empresa-empleado, la gamificación puede ser la mejor manera de abordar el “onboarding”

¿Cómo crear un juego para este proceso?

Con suficientes recursos, talento creativo y conocimientos técnicos, la gamificación puede ser muy elaborada. Por ejemplo, PwC Hungría usó para potenciales contrataciones un videojuego llamado Multipoly, que proporcionaba a los candidatos las habilidades y conocimientos relevantes para los puestos de trabajo que solicitaban. Esto hizo que sus procesos de integración fueran mucho más fáciles de administrar. Una empresa puede tener a los nuevos empleados jugando a un videojuego creado para ayudarles a entender y adquirir las habilidades y conocimientos necesarios para el trabajo.

Sin embargo, no siempre es posible para un profesional de RRHH poder invertir en algo como Multipoly. No obstante, un administrador de RRHH o un formador todavía puede incorporar gamificación en sus métodos de formación de los empleados con los recursos mínimos.

Prueba estos enfoques:

1.- Divide a las nuevas contrataciones en equipos para crear competencia, colaboración y relación entre ellos. Los compañeros de equipo ahora son responsables ante el otro y el formador. La lealtad de los compañeros y el deseo de no decepcionar a sus compañeros de equipo se convierten en factores motivadores junto con el deseo de un nuevo empleado de tener éxito en el proceso de aprendizaje.

2.- Segmenta el proceso de aprendizaje en metas u objetivos claramente definidos y que se puedan alcanzar dentro de un período de tiempo razonablemente corto. Dar feedback inmediato al completar cada objetivo. Esto simula el proceso de ganar o pasar por niveles dentro de un juego. También acelera la modificación de la conducta y la retención de las habilidades y conocimientos necesarios en la parte de la nueva persona.

3.- Proporciona recompensas visibles y persistentes cuando los empleados cumplan con los objetivos de la formación. Estos pueden ser en forma de una recompensa virtual, tales como puntos obtenidos que se visualizan en un marcador. Otro enfoque es el uso de un sistema de “avatar”, en el cual una representación de un nuevo empleado se “embellece” o decora cada vez más a medida que avanza a través del proceso de integración en la empresa.

Los enfoques tradicionales para la formación de un nuevo empleado pueden resultar arduos y consumir mucho tiempo. El uso de los principios de la gamificación no sólo hace que el proceso sea más divertido, sino que también aumente la retención de estas nuevas habilidades y se mantenga a los empleados más involucrados.

El enfoque de Speexx para el aprendizaje blended en idiomas aplica los principios de la gamificación y consigue mantener a los empleados involucrados. Mira lo que nuestros clientes han dicho.

Photo credit: quakeboy

About the Author:

Andi is the Director of Global Services at Speexx, the world’s leading online language learning and business communication skills training service. He writes, speaks and occasionally hosts webinars about learning languages online and the secret of the Perfect Blend and global talent management, Speexx and e-learning. Follow Andi on Twitter.